Páginas

7 de febrero de 2015

5 Sustitutivos del huevo en los bizcochos

Hoy en día, no es raro, conocer a alguien que sufre algún tipo de alergia o intolerancia alimentaría. Quienes disfrutamos con la cocina, lo pasamos mal cuando llega a casa alguien que no puede comer de todo. Empezamos a buscar recetas que no lleven esto o que no lleven lo otro, cuando a lo mejor, las cosas son más fáciles de lo que parecen.

El huevo es una alergia de las más complicadas y parece casi imposible eliminarlo de una receta de repostería. Tendemos a pensar que el bizcocho no subirá, o  que no será esponjoso.

Pues bien, hoy vengo a desmontar el mito. ¡Se puede sustituir el huevo de una receta y que siga quedando igual de rica!



Ya conocía alguno de sus sustitutivos, pero en honor a la verdad, fue Robledo García, de Velvet Cakes, la que terminó de descubrírmelos todos. Si alguno quiere hacerse un curso de bizcochos y rellenos y pasar a otro nivel, os la recomiendo sin lugar a dudas. Es generosa al máximo (no todos los profesionales revelan todos sus secretos), y las recetas son espectaculares (olvidaros de los típicos bizcochos y rellenos). Además, tenemos la enorme suerte de poder contar con ella en casi todos los lugares de España, porque se traslada donde haga falta para dar sus cursos (trabajadora donde las haya) y todo esto llevando su propio negocio al mismo tiempo. Si seguís su Facebook, suele colgar todos sus cursos allí.

Retomando el tema (que me desvío) y basándome en lo aprendido con Robledo, las dos funciones principales del huevo (en el bizcocho claro), son:
  • Emulsionante, que sirve para que los ingredientes húmedos y los secos liguen.
  • Aporta volumen. Aquí es donde a todos nos entra el pánico y pensamos que si quitamos el huevo, el bizcocho no subirá. Púes bien, aparte del hecho de que las recetas llevan levadura o bicarbonato con este fin, también existen sustitutivos del huevo que pueden hacer la misma labor.
El secreto consiste en sustituir cada huevo de la receta por 1/4 de taza de
  • Puré de manzana.
  • Plátano machacado.
  • Yogur de soja.
  • Tofu de soja.
  • Suero de leche.
Esto quiere decir que si nuestra receta tiene 3 huevos, tendríamos que añadir 3/4 de taza de cualquiera de los ingredientes de arriba. Además, tendremos en cuenta que tanto la manzana como el plátano, aportarán sabor a nuestro bizcocho.

¡Esto es todo! Espero que os sirva de ayuda. Ahora lo más complicado será decidir que sustitutivo  utilizar en cada ocasión.

¡Dulce semana a todos!



6 comentarios:

  1. No tenia ni idea pero es bueno saberlo aunque no seamos intolerantes, de repenta abres la nevera y te queda un huevo!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había pensado, pero tienes toda la Razón! Muy buena Aportación!
      Muchas gracias Angeles por tu enriquecedor comentario.
      Besos

      Eliminar
  2. Me creía que me ibas a contar que existen otro tipo de huevos, jajajaja... salidos de no sé donde, jajaja...madre mia!!! que cosas tiene la hostelería...bueno saberlo
    Gracias guapa!.
    Besines
    By the way, un post super inetresante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Te lo Imaginas? Pues todo se andará.
      By the way, me alegra que te lo parezca.
      Besos guapa

      Eliminar
  3. Creo que yo lo tendría claro, el plátano o la manzana, porque lo demás no me gusta mucho. Muchas gracias por compartir Laura.
    Bsitos.

    ResponderEliminar

Lo que más feliz me hace, es leer vuestros comentarios.
¡Mil gracias por participar en mi blog!